Entradas

Lo que no puedo decir, pero si pensar sobre el absentismo en la Ciudad de la Justicia de Valencia.

Imagen
Les advierto que no vi el programa de televisión que Cuatro Televisión dedicó al absentismo en la Ciudad de la Justicia, pero sí que he leído el rebote de la noticia en el periódico Levante y, por supuesto, la responsabilidad que como Letrado de la Administración de Justicia se me atribuye, mejor dicho, se nos atribuye por la Consejería de Justicia de la Comunidad Autónoma que, por lo visto y no visto, no puede actuar de oficio en este asunto.  
Y esto del oficio y del asunto tiene su gracia porque hay cosas – legión, después del éxito de la transferencia de la Administración de Justicia a las plurales Comunidades Autónomas– que uno puede pensar, pero que no puede, ni debe decir y la primera, faltaría más, es que hablamos de un programa de televisión hecho en la España de Operación Triunfo, Gran Hermano, una cosa de citas que me pareció ver el otro día fregando una cazuela que se resiste al Don Limpio y, del Sálvame del Tele Cinco, la cadena de los doce meses y las doce causas. De ahí…

A vueltas con la competencia territorial y la intervención del MF (ATS, 24-1-2018).

Imagen
Si les soy sincero no se todavía porque el Ministerio Fiscal interviene en el proceso civil y la reforma del art.11 LEC en la Ley 3/2014, de 27 de marzo, por la que se modifica el texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y otras leyes complementarias, aprobado por el Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre, introduciendo un nuevo apartado quinto que le concede legitimación para ejercitar cualquier acción en defensa de los intereses de los consumidores y usuarios no ha atenuado la duda; al contrario la incrementa, porque si son legión los abogados que tutelan a los consumidores y siempre quedan en retaguardia la cuestiones prejudiciales que sean menester, las reformas legales que se otean en el horizonte ( comenzando por la del crédito inmobiliario) anticipan la desaparición del consumidor clásico y su sustitución por una especie de alumno que será constantemente examinado, analizado y estudiado para comprobar si sabe lo que firma, co…

Chapuza procesal en el monitorio europeo

Imagen
La Ley 4/2011 introdujo en la Ley de Enjuiciamiento Civil la Disposición final vigésima tercera dedicada a regular las medidas para facilitar la aplicación en España del Reglamento (CE) 1896/2006 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 12 de diciembre de 2006, por el que se establece un proceso monitorio europeo. 
El problema que nos sorprende es qué hacer cuando el requerido de pago se limita a presentar el Formulario F, del citado Reglamento (CE) 1896/2006 ya que vendrían en aplicación los siguientes apartados de la Disposición que se indica:
7. El demandado podrá presentar en el plazo de treinta días desde la notificación del requerimiento escrito de oposición, valiéndose del formulario F del anexo VI del Reglamento (CE) 1896/2006. 8. En el caso de que se presente escrito de oposición en el plazo señalado, el secretario judicial comunicará al demandante que habrá de instar la continuación del asunto por el procedimiento que corresponda con arreglo a las normas procesales españolas …

Otra de consignaciones en la cuenta del Juzgado (STS 10 de enero 2018)

Imagen
Si leen de vez en cuando este Blog sabrán que quien suscribe es ferviente partidario de las consignaciones que se producen en la cuenta de consignaciones del juzgado y, de la tasación de costas que se practica siguiendo unas normas orientativas que los Colegios de Abogados han logrado convertir en obligatorias. 
Y no se sorprendan por tal afirmación porque ni la una, ni la otra es asunto de un Juzgado: la primera porque la consignación en la cuenta no se produce en ninguna otra administración (se paga cuando la administración lo ordena, no cuando las partes tienen a bien o lo deciden un domingo por la tarde) y el pago está centralizado en una caja pagadora (no en tantas como Juzgados hay); y la segunda, la tasación de costas, porque es un arrastre histórico que hoy no sirve para limitar el coste del proceso y más cuando atendemos a las normas orientativas, que se han modificado para saltar en el trámite de tasación la cuantía del proceso y, esto es peligroso, porque según la opinión un…

El embarguito de un cochecito.

Imagen
Llegó el viernes pasado una comunicación de no recuerdo qué Policía Local comunicando que teníamos en su depósito lo que en el año 2002 debió ser un vehículo y que, con el paso del tiempo, se había transformado en una especie de metal retorcido y oxidado que haría las delicias del director de cualquier museo de arte contemporáneo. El caso es que después de largas meditaciones llegue en el año 2001 a la conclusión que el embargo de un coche (las furgonetas se las quedan las URE, los Juzgados de lo Social y supongo que algún Mercantil) tenía la misma eficacia que la de una cometa y que puestos a sacar algo del embargo lo lógico era enganchar el artefacto en cuestión y dárselo al ejecutante. 
Ni que decir tiene que la idea precisaba de cierta traducción jurídica, pues lo de identificar al depositario con el ejecutado tuvo también mucho predicamento en la práctica de nuestros Juzgados. Y faltaba la intervención de los Registradores que empeñados en identificar el Registro de Bienes Mueb…

La distinción entre los intereses de demora, los remuneratorios y los usurarios.

Imagen
El interés remuneratorio constituiría la retribución que el prestatario pagará al prestamista por disponer del capital prestado hasta su restitución, por lo que estaría directamente relacionado con la causa del contrato de préstamo retribuido. 
El interés de demora supone una sanción al incumplimiento por el consumidor de su obligación de pagar las cuotas del préstamo en los plazos establecidos en el contrato. Por eso consiste en añadir un recargo sobre el interés remuneratorio. La función del recargo sería la de indemnizar al prestamista los daños y perjuicios provocados por el retraso en el pago y también la de disuadir al prestatario para que no incurra en mora en el cumplimiento de su obligación. 
Empero, no existiría una separación radical entre intereses moratorios e intereses remuneratorios ya que los primeros también «retribuyen», siendo el legislador el que fija esa retribución, en defecto de pacto. Esto queda especialmente claro cuando se trata de los intereses moratorios conv…

Más vale ponerse una vez colorado que ciento amarillo.

Imagen
Los nombramientos en una Secretaría de Gobierno y de algunos Coordinadores provinciales han abierto un debate que si me permiten tiene escaso recorrido, por no decir ninguno y en el que no cabe la intervención de la Unidad Militar de Emergencias para abrir alguna senda. No estamos ante nada nuevo. Lo explica el catedrático Alejandro Nieto en “EL DESGOBIERNO DE LO PUBLICO” (páginas 184 y 185) y que aprovecho para ilustrar determinadas ideas. 
Hasta 1964 la vida de los funcionarios estaba programada. El funcionario ingresaba en el escalón inferior y con el transcurso de los años iba ascendiendo de peldaño en peldaño, adquiriendo experiencia en cada uno de ellos y viendo aumentadas correlativamente sus retribuciones. Hoy la carrera ha desaparecido. Cada funcionario ocupa un determinado puesto de trabajo y, desde él puede saltar a cualquier parte. Por decirlo con otras palabras: hoy - en los escalafones funcionariales civiles- el equivalente de un teniente novato puede saltar de un golpe…