22 marzo 2013

El doble régimen de la ejecución del desahucio y la reclamación de rentas.


La aplicación del plazo del art. 548 LEC cuando se presenta una demanda de ejecución del desahucio y del pronunciamiento relativo a la condena de rentas debidas es una cuestión que ha suscitado debate. Hay varias posturas. La primera sostiene que para la reclamación de las rentas arrendaticias habrá de concederse al deudor un plazo de veinte días desde la notificación de la sentencia – o del decreto- antes de despachar ejecución. Una segunda afirma que podrá despacharse ejecución de la sentencia – o del decreto- en todos sus extremos sin esperar el transcurso del mentado plazo y, una tercera, considera que será necesaria la presentación de dos demandas ejecutivas, una respecto del pronunciamiento relativo al desahucio y otra respecto de las rentas debidas. 

Me inclino por la segunda respuesta. Haciendo una interpretación literal, primero se despacharía ejecución por el desahucio y, transcurrido el plazo de veinte días desde la notificación de la sentencia – o del decreto-, se despacharía ejecución por la reclamación de las rentas debidas. ¿Y qué indicios tenemos para suponer que quien no ha pagado rentas durante un período de tiempo previo a la sentencia, va a hacerlo en el plazo de veinte días del art. 548 LEC?. Conviene tener presente que la ejecución del desahucio se inicia con la admisión a trámite de la demanda de juicio verbal y, que el juicio termina si el arrendatario, antes de la celebración de la vista, paga al actor o pone a su disposición en el Tribunal o notarialmente el importe de las cantidades reclamadas en la demanda y el de las que adeude en el momento de dicho pago enervador del desahucio (art. 22.4 LEC), de tal modo que cuando se dicta la sentencia – o el decreto-, no se trata de conceder nuevos plazos de cortesía que faciliten un cumplimiento voluntario, que no se ha producido, sino de lograr la recuperación de la posesión y el cobro de lo debido. 

Y dicho esto, ¿es necesario despachar ejecución para el desahucio? Las prisas del legislador civil han logrado un «tertium genus» en el artículo 549.3 LEC. Este apartado establece que:


«En la sentencia condenatoria de desahucio por falta de pago de rentas o cantidades debidas, o por expiración legal o contractual del plazo, la solicitud de su ejecución en la demanda de desahucio será suficiente para la ejecución directa de la sentencia sin necesidad de ningún otro trámite para proceder al lanzamiento en el día y hora señalados en la propia sentencia o en la fecha que se hubiera fijado al ordenar la citación al demandado».

Pues bien, para contestar el interrogante hay que analizar los dos regímenes procesales que instaura la reforma del año 2011. Echando mano a los apartados 1 y 4 del art. 703 LEC, y dado que en el primero se ordena el dictado del auto autorizando y despachando la ejecución, y en el segundo, el dictado de un decreto que declarara ejecutada la sentencia, deberá despacharse ejecución para el desahucio, aunque no se requiera la presentación de ninguna demanda. Lo contrario, puede ser muy rápido, pero incomprensible y de alguna forma habrá que ordenar el desahucio y más cuando el ejecutante puede interesar que el desahucio tenga por único objeto el levantamiento de acta del estado en que se encuentre la finca. 

Respecto a las ejecuciones de los decretos que se dicten al amparo de la reforma de la Ley 37/2011, la necesidad de la presentación de una “solicitud” de ejecución para el lanzamiento o la reclamación de cantidad, se explica por las siguientes razones: 

a) El artículo 440.3 LEC modifica la redacción anterior en la que, sin solución de continuidad, a la sentencia firme seguía el lanzamiento del demandado. Desde la entrada en vigor de la reforma ya se pida el lanzamiento, la cantidad que corresponda o, ambas cosas, será necesaria una “solicitud”. 

b) La presentación de la solicitud salva, además, la posible denegación de ejecución porque no haya transcurrido el plazo de veinte días del artículo 548 LEC, que con la nueva redacción parece exigir la firmeza de todos los decretos que se dicten. 

c) El artículo 703 LEC nada indica sobre las cosas que la Comisión judicial se encuentra en la vivienda, considerándose bienes abandonados si no se retiran. Si no se anticipa el requerimiento al ejecutado para que retire las cosas que no sean objeto del título a la resolución de admisión a trámite de la demanda de juicio verbal, completando el señalamiento para el lanzamiento y su contenido (artículo 440.3 LEC), deberá hacerse en el decreto ejecutivo y en último término se practicará en el momento del desalojo, ya que con posterioridad al lanzamiento no tiene ningún sentido una ulterior entrada del arrendatario en el inmueble para retirar sus bienes. Razones pura lógica aconsejan que el actor en la “solicitud” aclare si va a precisar la intervención de cerrajero y postule el requerimiento que se trata, para el caso de no haberse realizado en la resolución de admisión a trámite.

ACLARACION SOBRE LA FIRMEZA DEL ARTICULO 548 LEC. 

 El artículo 548 LEC – en la redacción dada por Real Decreto-ley 5/2012, de 5 de marzo, de mediación en asuntos civiles y mercantiles- corrige la facilitada por la Ley 37/2011, de medidas de agilización procesal, que impedía despachar ejecución de resoluciones procesales o arbitrales dentro de los veinte días posteriores a aquel en que la resolución de condena fuera firme, o la resolución de aprobación del convenio hubiera sido notificada al ejecutado. Y, queda como sigue: “No se despachará ejecución de resoluciones procesales o arbitrales o de acuerdos de mediación, dentro de los veinte días posteriores a aquel en que la resolución de condena sea firme, o la resolución de aprobación del convenio o de firma del acuerdo haya sido notificada al ejecutado” .

Los interrogantes aparecen con los procesos monitorios, los decretos aprobatorios de las tasaciones de costas y los novedosos decretos con los que termina el desahucio, porque una interpretación literal del retocado artículo obstaculiza la pretendida agilidad procesal del año 2011. No hace falta darle muchas vueltas al asunto para concluir que por la relación entre los artículos 517.2.9º LEC y 548 LEC parece obligado conseguir la firmeza de todos los decretos que se dicten en el Juzgado. 

Pero cabe una solución intermedia porque la ley habla expresamente de “resolución de condena” y esta solo podrá ser una sentencia o un auto y, forzando los términos, un decreto que haga pronunciamiento sobre las costas. Con un criterio que podemos aplicar para solucionar cualquier conflicto en este punto, se lee en el Auto AP SANTA CRUZ TENERIFE, Sección 3ª, 5 de mayo de 2011 que el art. 816 LEC dispone que el secretario judicial dictará decreto dando por terminado el proceso monitorio y dará traslado al acreedor para que inste el despacho de ejecución, bastando para ello con la mera solicitud. Cumplido lo establecido en la referida norma, «la ejecución del decreto dictado en un juicio monitorio cuando la demandada no ha comparecido o no ha atendido el requerimiento de pago, no requiere ni la notificación de la referida resolución para ser ejecutiva ni el cumplimiento de cualquiera otro requisito establecido en los artículos 517 y siguientes de la LEC para la ejecución en general, por establecerse en este caso normas específicas para la ejecución en el juicio monitorio». 

Esta postura nos permite, además, una exégesis lógica a la ejecución del desahucio. Hasta la fecha el desahucio por falta de pago el artículo 440.3 LEC, constituía una excepción al plazo de espera fijado por el artículo 548 LEC que no producía ninguna indefensión a la parte ya que desde el auto de admisión de la demanda conocía la fecha de señalamiento del lanzamiento (Auto AP. CADIZ, Sección 8ª, 27 de junio de 2.007), en adelante, nos encontramos con un problema de cómputos – en la misma resolución habrá que señalar el juicio y la fecha del lanzamiento y ésta deberá ser lejana en el tiempo- y de coordinación con los servicios comunes encargados de los lanzamientos, pero nada nuevo, que no sea dilación, aporta la reforma. Esto es, será el requerimiento para el pago o desalojo el que fije los términos de la ejecución, sin que pueda aplicarse la literalidad del artículo 548 LEC a los decretos que ponen término a ese trámite.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada